CatalanEspañol(Spanish Formal International)

Normativas, complimiento de éstas y consecuencias del incumplimiento.

Cada vez más, es más evidente la necesidad de la existencia de un mantenimiento sistemático en los edificios, pero también cada vez más, se está imponiendo como una obligación normativa, que se refleja en diferentes Decretos, tanto de la Generalitat de Catalunya, como del Gobierno del Estado.


 

Así pues, en el Decreto de la Generalitat 206/1992, ya se establecía la exigencia que en toda construcción de viviendas, tenía que existir un “Libro del Edificio”. En este libro, se han de hacer constar todos los datos del edificio, así como todos los planos, memorias, etc. Y lo que es más importante: Un Manual de Mantenimiento, sobre el cual hay la obligatoriedad de realizar un seguimiento.

Más recientemente, el Decreto de la Generalitat 18/2007, establece de una forma más genérica la obligatoriedad de la existencia del Libro del Edificio en su artículo 25.2.c). Ahora bien, lo más importante es que en este mismo Decreto, en su artículo 123.1.f) califica como MUY GRAVE : “Incumplir el deber de conservación y rehabilitación, si ello comporta un riesgo para la seguridad de las personas...” , estableciendo unas sanciones que pueden llegar a alcanzar 900.000 Euros.

No obstante, la Normativa que más afecta a los propietarios o usuarios, es el Real Decreto 314/ 206 del Gobierno del Estado, mediante el cual se aprueba el Código Técnico de la Edificación – CTE- . En este Real Decreto, en su artículo 8.2 establece de manera clara la obligatoriedad de los propietarios o usuarios deLlevar a cabo el Plan de Mantenimiento del edificio, encargando a técnico competente las operaciones programadas para el mantenimiento del mismo y sus instalaciones”.

Por suerte o por desgracia, según se mire, aún no se ha aprobado un Reglamento específico que desarrolle la totalidad de los Decretos mencionados, a pesar que dicho Reglamento está prácticamente acabado para ser aprobado en el Parlamento de Catalunya. No obstante, ante la proximidad de las elecciones, probablemente se retrasará su aprobación. Todo ello, sin duda, generará una prórroga en la aplicación de algunas de las sanciones administrativas, aunque no su exención.

No obstante, hay que tener en cuenta que los Decretos mencionados, están de plena vigencia y aplicación, lo cual implica que en cualquier accidente, incidente o reclamación que llegue a los Tribunales, éstos sin duda aplicarán el contenido de los Decretos en vigor, con las consecuencias resultantes.

Por todo lo mencionado, nos permitimos recomendar a todos los Agentes implicados (Propietarios, Usuarios, Administradores, etc.) que tomen nota de la situación, y en su caso adopten las medidas necesarias en previsión de acciones administrativas próximas o de lo que es más importante, de acciones civiles o penales que puedan aplicarse ya en la actualidad.

LT & Associats, S.L.P.